En medio de la nada. De la bendita nada. Allí donde la carretera se pierde y sólo hay árboles y verde, un antiguo monasterio rehabilitado nos recibe. El camino conduce a su parte trasera, donde una piscina infinita que se extiende en el horizonte invita a un inspirador baño. Cómo negarse.

Pin It on Pinterest

Share this!