YES, I DO WORK! Or do I…

by | Mar 23, 2016 | ALL ABOUT THE LIM

None of my mates believe I work.  In fact, most of them think I have NEVER worked!  That’s despite the fact that I have co-founded 6 businesses that I still have shares in…and one now defunct startup.  I’m just as confused about why they think this as they are confused about what I actually do!

I decided to put it to Shane…a friend I have known since high school.  Shane works in an office in central London doing accounts for a billionaire Saudi prince.  Twelve hour days are the norm for him.

“Stu, most of your mates don’t think you work. Perhaps that is what is the beauty of what you do.  You literally blurred the lines between work and play.  It is difficult to describe it as work when it does not seem like work.  I think you retired early and get paid for it.  You are paid to be on holiday…remarkable.”

As an owner of multiple businesses I feel like I have worked my butt off over the years.  Have I worked harder, or longer hours, than your average person?  I have no idea.  I have never paid too much attention to how many hours of work I do in a day.  When you’re not doing 9-5 then it is hard to measure.  I have tended to work in bursts throughout the day.  Working according to what needs to be done…and when I feel like doing it.

I’ve never really been too much of a person for routine.  Like most people I appreciate routine, and feel like it gives me some structure and a feeling of comfort.  It also enables you to develop habits according to the lifestyle you want to lead.  However, I am definitely pretty flexible with my routines!

A couple of hours down at a local cafe in the morning, followed by a jog whilst I still have some caffeine in the tank…breakfast and brainstorming…a couple of hours of computer work, a hit of tennis or a walk to wherever needs walking to…an evening glass of wine whilst reflecting on decisions that need to be made, out for dinner and some emails when I get home.  This is a sample day.  The next one will probably be different.

Sure, I’ve mixed up the day…and, yes, I tend to follow my biorhythms and listen to my states and moods in deciding what work I will do, when and from where.  But I still work! How productive it is…whether it is comparable to what Shane and others in corporate roles work…well, that I am not too sure  Yet it feels right.  Working like this keeps me motivated.  I wake up most mornings feeling excited about the day ahead.  I’ve never said “thank God it’s Friday” nor dreaded Monday.

Maybe I have attention deficit disorder.  I don’t know, but I struggle to sit in the same spot for a couple of hours or do repetitive tasks for hours on end.  I admire those who can sit in an office for a whole day.  I’m not confident I could do it…day in, day out.  Actually, who am I kidding…I KNOW I couldn’t!

I like the freedom that my work gives me.  I appreciate that I can be spontaneous.  I enjoy the fusion between work and play.  I enjoy my work equally as much as I do to play.  Is my life, as Shane says, “like a permanent holiday?”.  I don’t think so…although I can understand from an outsider’s perspective it may appear like that.  After all, I work from different counties, in traditional holiday destinations, in mountains, by the beach, beside pools…

Last year I travelled around Colombia (amazing country, by the way!) stopping off in some of the spots most visited by travellers.  At the same time, however, I needed (and wanted) to work.  So I did.  I bailed myself up in cafes at times and went sightseeing at other times.  On another occasion I went to Mauritius and rented an apartment for a month from where I worked.  In fact, during that month I worked a LOT.  Yes, from an idyllic setting, but it certainly wasn’t a holiday.

I have a passion for travel and I am passionate about my work. I love the fusion of these two passions.  I like the freedom that my work gives me.  I appreciate the spontaneity it affords me.  I rarely go on a traditional ‘vacation’ where I totally disconnect from work.  Why would I?  Work is almost like a hobby.  Some might say that I am a workaholic.  Others might, and do, say that I never work.  I could choose to live a more ‘normal’ life and go on ‘traditional’ holidays for 2 weeks or 1 month a year.  However, I elected to be able to travel for 3, 6 and sometimes 12 months of the year…

Is my life, like my mate says, like a permanent holiday? Personally, I don’t think so…although from an outsider’s perspective it may, and probably does, appear that way.

 

 

 

Sí, trabajo ¿O …

by | Mar 23, 2016 | TODO SOBRE LA LIM

 

Ninguno de mis compañeros cree que trabajo. De hecho, la mayoría de ellos piensan que nunca he trabajado! Eso a pesar del hecho de que he co-fundado 6 negocios que todavía tengo acciones en … y uno ahora difunto inicio. Estoy tan confundido acerca de por qué piensan esto, ya que están confundidos acerca de lo que realmente hacer!

 

Decidí ponerlo a Shane … un amigo que he conocido desde la secundaria. Shane trabaja en una oficina en el centro de Londres haciendo cuentas de un multimillonario príncipe saudita. Doce horas diarias son la norma para él.

 

“Stu, la mayoría de tus compañeros no piensan que trabajas. Tal vez eso es lo que es la belleza de lo que haces. Usted literalmente borrosa las líneas entre el trabajo y el juego. Es difícil describirlo como trabajo cuando no parece trabajo. Creo que se jubiló temprano y se les pagó por ello. Te pagan para estar de vacaciones … notable. “

 

Como propietario de múltiples negocios, siento que he trabajado mi trasero con los años. ¿He trabajado más duro, o más horas, que su persona promedio? No tengo idea. Nunca he prestado demasiada atención a cuántas horas de trabajo hago en un día. Cuando no estás haciendo 9-5, entonces es difícil de medir. He tendido a trabajar en ráfagas durante todo el día. Trabajando de acuerdo a lo que hay que hacer … y cuando me apetece hacerlo.

 

Nunca he sido demasiado de una persona para la rutina. Como la mayoría de la gente aprecio la rutina, y siento como ella me da una cierta estructura y un sentido de la comodidad. También le permite desarrollar hábitos de acuerdo con el estilo de vida que desea llevar. Sin embargo, estoy definitivamente bastante flexible con mis rutinas!

Un par de horas en un café local por la mañana, seguido de un trote mientras que todavía tengo algo de cafeína en el tanque … desayuno y lluvia de ideas … un par de horas de trabajo de computadora, un éxito de tenis o un paseo a donde necesita caminar A … una copa de vino mientras reflexionando sobre las decisiones que deben hacerse, para cenar y algunos correos electrónicos cuando llego a casa. Este es un día de muestra. El siguiente probablemente será diferente.

 

Claro, he mezclado el día … y, sí, tienden a seguir mis biorritmos y escuchar mis estados y estados de ánimo para decidir qué trabajo voy a hacer, cuándo y de dónde. ¡Pero todavía trabajo! Lo productivo que es … si es comparable a lo que Shane y otros en los papeles corporativos funcionan … bueno, que no estoy demasiado seguro Sin embargo, se siente bien. Trabajar así me mantiene motivado. Me despierto la mayoría de las mañanas sintiéndome entusiasmado con el día que viene. Nunca dije “gracias a Dios es viernes” ni temía el lunes.

 

Tal vez tengo trastorno por déficit de atención. No sé, pero me cuesta sentarme en el mismo lugar por un par de horas o hacer tareas repetitivas durante horas y horas. Admiro a los que pueden sentarse en una oficina durante todo un día. No estoy seguro de que podría hacerlo … día tras día. En realidad, que estoy bromeando … sé que no podía!

 

Me gusta la libertad que mi trabajo me da. Aprecio que pueda ser espontáneo. Me gusta la fusión entre el trabajo y el juego. Disfruto de mi trabajo tanto como yo para jugar. ¿Es mi vida, como dice Shane, “como una fiesta permanente?”. No lo creo … aunque puedo entender desde la perspectiva de un extraño que pueda parecer así. Después de todo, trabajo desde diferentes condados, en destinos tradicionales de vacaciones, en las montañas, junto a la playa, junto a piscinas …

 

El año pasado viajé por Colombia (país increíble, por cierto!) Parando en algunos de los lugares más visitados por los viajeros. Al mismo tiempo, sin embargo, necesitaba (y quería) trabajar. Así que lo hice. A veces me subí a los cafés y fui a visitar otras veces. En otra ocasión fui a Mauricio y alquilé un apartamento durante un mes desde donde trabajaba. De hecho, durante ese mes trabajé mucho. Sí, desde un entorno idílico, pero ciertamente no era un día de fiesta.

Tengo una pasión por los viajes y me apasiona mi trabajo. Me encanta la fusión de estas dos pasiones. Me gusta la libertad que mi trabajo me da. Aprecio la espontaneidad que me da. Rara vez voy en un tradicional ‘vacaciones’ donde me desconecto totalmente del trabajo. ¿Por qué habría? El trabajo es casi como un hobby. Algunos podrían decir que soy un adicto al trabajo.

 

Otros pueden, y dicen, que nunca trabajo. Podría elegir vivir una vida más “normal” y ir en vacaciones “tradicionales” durante 2 semanas o 1 mes al año. Sin embargo, he elegido para poder viajar por 3, 6 ya veces 12 meses del año …

 

¿Es mi vida, como dice mi compañero, como una fiesta permanente? Personalmente, no lo creo … aunque desde una perspectiva ajena puede, y probablemente lo hace, aparecer de esa manera.

 

 

Pin It on Pinterest

Share this!